Historia del collar

Hampstead ,Londres, cerca de la madrugada del 12 de enero de 1916. En la puerta principal de Allison House en Westfield College el ama de llaves encuentra una niña preciosa que alguien ha dejado abandonada en una lujosa cesta.El bebé es una adorable niña pelirroja que duerme plácidamente,bien abrigadita y rodeada de encajes primorosos.Cuando el ama de llaves coge en brazos a la criatura encuentra en el fondo de la cesta una nota y una bolsita de seda china con un fabuloso collar de zafiros y diamantes en su interior.La nota es escueta "Por favor cuídenla".

Que aquella niña había nacido en una lujosa mansión era más que probable,como también lo era que allí no volvería ...a menos que... el collar....

A los dos días se publicaba en el Times una noticia referente a la desaparición de una valiosa joya en la residencia de Lord Edward Stone: según el periódico la alhaja podría haber sido sustraída mientras la familia disfrutaba de la representación operística de "Carmen" en su palco del Covent Garden.Sospechoso ¿no?.Pero el ama de llaves de Allison House nunca leía el Times.

Oh"L'amour,l'amour..."

Aquel precioso collar...


domingo, 15 de diciembre de 2013

Desvariando en una sala sinfónica

Hoy he estado en un concierto en el que el hilo conductor era una forma de viajar.



La primera obra era Las alegres travesuras de Till Eulenspiegel de Richard Strauss.
Justo cuando sonaban un pillo travieso me hacía reír.
En pleno concierto y yo mordiéndome los labios para no explotar de risa...
Empezábamos bien...

Si queréis escuchar este poema sinfónico,os dejo la versión de George Solti con la Chicago Symphony:


El concierto ha continuado con Wanderer-Fantasie de Schubert-Liszt ...y aquí amigos...he de confesar que con la delicadeza del piano,el calorcito de la sala y todo mi sueño atrasado clamando venganza...he tenido que hacer grandes esfuerzos para no dormirme!



La segunda parte del concierto era la Quinta Sinfonía de Tchaikovsky.


Os propongo la versión de Valery Gergiev al frente de la Orquesta del Teatro Mariinsky:


Desde el programa se proponía  esta obra como un viaje interior.
Pero yo a mitad de sinfonía perdía toda concentración y me iba a otro viaje.

Dónde?
Lejos,a una playa que ya soñé en el mes de junio,en este post:

Por qué?
Porque justo antes de llegar al concierto en la radio del coche sonaba:

Seal cantando  Crazy


Y desde que escribí aquella entrada,cada vez que escucho esa canción me imagino en aquel post...




Y es que hay días en que una por más que quiere concentrarse en algo...solo puede dejarse llevar.
Decía ayer "Olvidar la mente y dar la bienvenida a los sentidos".

Y así ha ocurrido.
Totalmente.


Un beso,
Carmen.






23 comentarios:

  1. ¿Quién eres? ¿La que sueña playas ó la que se duerme con el piano romántico?
    ¿Las dos? ¿Quién decide de las múltiples locas y cuerdas la que prevalece en cada momento?
    Perdón por haber levantado tan preguntón.
    Me alegro que hayas podido evadirte un rato del agobio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dos me temo.
      En mi caso lo decide el sentir de cada momento.
      He de decir que tengo una facilidad enorme para teletransportarme en cualquier instante a cualquier lugar.

      Entiendo que parezca rarita.Pero ya lo avisé.
      :P

      Un beso.

      Eliminar
    2. De rarita nada, para raro el Rigoletto que canto esta tarde en Castellón.
      Te adoramos tal y como apareces en el blog.
      Un beso y no cambies, please.

      Eliminar
    3. Que vas a cantar Rigoletto?
      :O

      Oh,gracias!
      A estas alturas cambiar...es complicado...
      : )
      Un beso

      Eliminar
    4. ¡Ojalá! de figurante en el coro y poco más.
      Pero la maldición esta noche le ha caído al Duque.
      El pobre Moises ha naufragado estrepitosamente.
      Que se le va a hacer.
      Un beso.

      Eliminar
    5. Bueno,está bien participar!

      Pobre tenor...

      Un beso verdiano!

      Eliminar
  2. Desvariar y soñar de vez en cuando es muy saludable.
    Aire para seguir cuerdos...
    música para nuestros sentidos... nuestra mente, nuestro corazón, nuestra alma...

    Gracias.
    Ahora resulta que no tengo dos sino tres profes de música... :P

    Un beso.

    ;)



    ResponderEliminar
  3. Si Chaikovski levantara la cabeza......jejjejeeje xica que la playa ¡ya casi llegas!
    Besín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conste que yo a Tchaikovsky le atiendo mucho.
      Pero ayer no era el día...

      Se me nota que tengo ganas de playa?

      Un beso.

      Eliminar
  4. Los sentidos son una buena guía (con dosis de razón de vez en cuando).
    Comprendo lo del sueño, me pasó hace poco en un concierto y se pasa mal luchando contra la caída de los párpados :))

    Voy a escuchar los enlaces, las propuestas me atraen mucho.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía taaaaaanto sueño,y la butaca me acogía y un calorcito...

      Son dos buenos directores,y Chicago un orquestón!

      Un beso.

      Eliminar
  5. dejarse llevar por lo que se percibe a través de los sentidos es un experimentar magnífico
    absolutamente primario
    totalmente esencial

    besitos y feliz domingo

    ResponderEliminar
  6. Yo es que la mente la dejo descansado, es me juega malas pasadas, prefiero guiarme por los sentidos o por los instintos ( básicos)

    Buena música pero con sueño ya te digo!! como

    Un beso bien despierto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. : )

      Qué sueño tenia!

      Un beso,aunque no muy despierto...acabo de llegar a casa y estoy medio frita...jjajajajajjaja

      Eliminar
  7. Fantástica música…
    Veo que sueñas con estar pronto cerca del mar…
    Mis mejores deseos, feliz domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!

      Sí,tengo ganas de ver el mar ya!

      Smuackkkkkkkk

      Eliminar
  8. La imaginación es juguetona y saltarina, va de un lugar a otro sin que a veces puedas seguirla. A veces es bueno dejarse arrastrar por ella.

    ResponderEliminar
  9. Me alegro que hayas disfrutado tanto, Carmen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por tus palabras!