Historia del collar

Hampstead ,Londres, cerca de la madrugada del 12 de enero de 1916. En la puerta principal de Allison House en Westfield College el ama de llaves encuentra una niña preciosa que alguien ha dejado abandonada en una lujosa cesta.El bebé es una adorable niña pelirroja que duerme plácidamente,bien abrigadita y rodeada de encajes primorosos.Cuando el ama de llaves coge en brazos a la criatura encuentra en el fondo de la cesta una nota y una bolsita de seda china con un fabuloso collar de zafiros y diamantes en su interior.La nota es escueta "Por favor cuídenla".

Que aquella niña había nacido en una lujosa mansión era más que probable,como también lo era que allí no volvería ...a menos que... el collar....

A los dos días se publicaba en el Times una noticia referente a la desaparición de una valiosa joya en la residencia de Lord Edward Stone: según el periódico la alhaja podría haber sido sustraída mientras la familia disfrutaba de la representación operística de "Carmen" en su palco del Covent Garden.Sospechoso ¿no?.Pero el ama de llaves de Allison House nunca leía el Times.

Oh"L'amour,l'amour..."

Aquel precioso collar...


miércoles, 12 de septiembre de 2018

Descalza...o no...

Christy Turlington para Vogue,1995.


DESCALZA

Amarme sin mis zapatos
significa amar mis largas y bronceadas piernas
adoradas, buenas como cucharas;
y mis pies, esos dos niños
que salían a jugar desnudos. Intrincados nudos,
mis dedos. No están más juntos
Mejor aún, ver las uñas de mis dedos
todos los diez pasos, raíz por raíz.
Todos vivaces y salvajes, este cerdito
fue al mercado y este cerdito
se quedó. Mis largas y bronceadas piernas como
mis dedos largos y bronceados.
Más arriba, mi amor, la mujer
está invocando sus secretos, pequeñas casas,
pequeñas lenguas que te hablan.

No hay nadie más que nosotros
en este fragmento peninsular.
El mar usa una campana en su ombligo
Y yo soy tu criada descalza toda
la semana. ¿Quieres salami?
No. ¿Prefieres un whisky?
No. Tú en realidad no tomas. Mejor me tomas
a mí. Las gaviotas devoran peces,
que lloran como niños asustados.
El oleaje narcótico, reclama
Yo soy, yo soy, yo soy
toda la noche. Descalza,
subo y bajo por tu espalda.
En la mañana corro recámara a recámara
de la cabaña que juega a la persecución.
Ahora me tomas de los tobillos,
subes por mis piernas,
hasta que llegas a perforar el hambre de mis ansias.

Anne Sexton
(Traducción de Beatriz Estrada)



Turlington fotografiada por Sante D ‘Orazio.




El caso es que tengo unas sandalias rojas sin estrenar...



Red - Miles Davis




Carmen.




23 comentarios:

  1. Pues visten mucho las sandalias rojas. No sé a qué esperas para estrenarlas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Carmen, me has regado la imaginación, ya te veo con esas sandalias rojas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ya está torito haciendo de las suyas, jajaja

    Mi madre cuando tengo algo sin estrenar durante un tiempo, siempre me dice lo mismo, hija eso es vicio, así no...lo gracioso es que en eso salgo a ella, jajjaja

    Me gusta la entrada. En la primera foto me parece un animalillo asustado a punto de echar a correr, y en la segunda una auténtica femme fatale...lo que hacen unas sandalias rojas, jijiji

    Besos colorados.

    ResponderEliminar
  4. Buen poema.
    Espero que estrenes pronto esas sandalias.
    El rojo es un color que viste mucho.
    Besossssss

    ResponderEliminar
  5. Curioso poema, algo triste, por las pocas esperanzas que da.
    La primera foto me recuerda una víctima de los campos nazis. (Hoy estoy optimista)
    La segunda, una seductora vendedora de sandalias. :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. sandalias que visten y no hace falta nada más

    pedazo poema

    besos

    ResponderEliminar
  7. Qué gran poeta, Anne Sexton. Y qué potente y sensual su poesía.

    Ponte las sandalias, lo demás ya...
    ;)
    Besos, Carmen

    ResponderEliminar
  8. Hola Carmen.. Que alegria verte por la Blogosfera.. Me encanta como viste esa chica, además los zapatos son perfectos están a juego..
    Miles Davis, uno de los grandes, grandes.. Lo que yo digo hacías falta..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  9. No conocía a Sexton. Me pondre a investigar!
    Las sandalias rojas, siempre son un buen plan♥

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Joder; "hasta que llegas a perforar el hambre de mis ansias", eso no se le ocurre ni a mi amigo el cura jajaja. Con zapatos rojos, o azul celeste la cosa está que cruje.

    Besos Carmen.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta que nos traigas erotismo. Muy buenas las dos fotos, sobre todo la segunda. Ella es guapísima, me suena muchísimo esta modelo y en concreto no sé de qué... Pues ponte esas sanddalias... Ains...

    ResponderEliminar
  12. Jamás sin una buenas sandalias rojas, son el soporte de un flamante cuerpo.

    Sácalas de la caja y estrénalas.

    Preciosa entrada, una belleza de mujer que seguro no te desdice.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Pues estrénalas antes de que haga más frío jajajaja

    Me encanta A. Sexton.

    Un beso o dos

    ResponderEliminar
  14. Una preciosa entrada, acompañada musicalmente por el gran Miles Davis.. ¿Que más se puede pedir?
    Un fuerte abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  15. Una libertad pura,donde solo el zapato señala algo...más no se ...

    estés muy bien.

    ResponderEliminar

  16. Descalza o no... siempre ser un@ mism@.

    Y el rojo es muy 'tú'.

    Disfrútalas a tope!

    Otro beso y otro cálido abrazo.

    PD: Me ha gustado mucho el poema de 'A. Sexton'. Había oído hablar de ella, pero aún no había leído nada. Gracias!

    ResponderEliminar
  17. Gran poema de esta autora que muestra erotismo poético, saludos.

    ResponderEliminar
  18. Hola hola... Pues ya tienes excusa!¡
    muchos besos mi Carmen.

    ResponderEliminar
  19. Amar la desnudez de alguien es encontrar la belleza fuera de lo ambiguo del ser... Una belleza tu entrada. Besitos

    ResponderEliminar

Gracias por tus palabras!