Historia del collar

Hampstead ,Londres, cerca de la madrugada del 12 de enero de 1916. En la puerta principal de Allison House en Westfield College el ama de llaves encuentra una niña preciosa que alguien ha dejado abandonada en una lujosa cesta.El bebé es una adorable niña pelirroja que duerme plácidamente,bien abrigadita y rodeada de encajes primorosos.Cuando el ama de llaves coge en brazos a la criatura encuentra en el fondo de la cesta una nota y una bolsita de seda china con un fabuloso collar de zafiros y diamantes en su interior.La nota es escueta "Por favor cuídenla".

Que aquella niña había nacido en una lujosa mansión era más que probable,como también lo era que allí no volvería ...a menos que... el collar....

A los dos días se publicaba en el Times una noticia referente a la desaparición de una valiosa joya en la residencia de Lord Edward Stone: según el periódico la alhaja podría haber sido sustraída mientras la familia disfrutaba de la representación operística de "Carmen" en su palco del Covent Garden.Sospechoso ¿no?.Pero el ama de llaves de Allison House nunca leía el Times.

Oh"L'amour,l'amour..."

Aquel precioso collar...


jueves, 21 de febrero de 2013

Sucedió durante la semana de la moda de Madrid...

TCN
 
El inicio del día no estaba siendo muy halagador.
Gretel despertó con dolor de cabeza.Le costó abandonar las sábanas.Cuando por fín lo hizo,y ante la evidencia de que ningún príncipe azul lo haría por ella,se preparó el desayuno.
Mientras daba mordisquitos a la tostada con mantequilla y mermelada,leía la prensa digital.Lamentable,patético,descorazonador...
 
Llenó un vaso de agua y engulló un ibuprofeno.
Estaba invitada a los desfiles del día en la semana de la moda de Madrid,y luego tendría que escribir una crónica.
Había que ponerse en marcha.
Se duchó mientras escuchaba un cd de música barroca (eso solía relajarla).
Fuera llovía intensamente y nuestra protagonista optó por elegir un atuendo cómodo,como este de TCN de la fotografía superior.Pero sin el gorro.
Subió al coche y puso rumbo al recinto de la feria.
 
 
 
Amaya Arzuaga.
 
Llegó,saludó a la relaciones públicas y se sentó a ver el primero de los desfiles.
Prácticamente nada de lo que vió le llamó la atención salvo la extrema delgadez de algunas de las modelos y lo poco favorecedor que resultaba el peinado y el maquillaje que los estilistas habían elegido para ellas.
 
Gretel tenía una amiga (Berta) que trabajaba en el taller de una conocida diseñadora y la invitó a pasar al backstage y tomar un cóctel.Estando allí,el novio de su amiga les propuso ir a comer en uno de los restaurantes de moda de la ciudad.A Gretel no le entusiasmaba la idea,pero su amiga le insistió tanto que acabó aceptando.
Inmediatamente Berta le propuso un cambio de ropa,para alegrar la cara y mimetizarse entre la fauna fashion.
Entre las dos eligieron este vestido rojo de Amaya Arzuaga.
 
 



Devota&Lomba.
 
Cuando llegaron al restaurante no cabía un alfiler.Tardaron un buen rato en darles mesa.Y cuando por fín lo hicieron,la espera para que el maître les tomara nota se hizo eterna.
Mientras Berta y su novio estaban en la gloria,Gretel estaba medio mareada:desde las ocho de la mañana sin probar bocado y eran las tres y media.
Se levantó en busca de los aseos para refrescarse la nuca,con tal mala suerte que un pasillo se sintió desfallecer y se apoyó contra la pared.Cerró los ojos.Al poco tiempo escuchó una voz "Eh,eh,está bien?,me oye?"
No reaccionaba, así que llamaron a una ambulancia,tenía un síncope y la llevaron a un hospital.
Por el camino deliraba y decía "Me quedo el vestido negro,pero que me cierren un poco el escote..."
Los enfermeros se miraban extrañados.
 
 
 

 
Angel Schlesser
 
Cuando llegaron al hospital,la bajaron en camilla hasta donde estaba la recepción de enfermos.
Allí había un lío monumental,decenas de personas esperando su turno.A ella la colocaron en un pasillo en el que esperaba gente que teóricamente debía ser atendida con urgencia.
Más de una hora estuvo allí sola,inconsciente,hasta que una enfermera que pasó a su lado la oyó balbucear, la cogió de la mano y le preguntó "Señorita,señorita,qué dice usted?"
En ese momento medio despertó y dijo " Tengo frío,que me traigan el mono azul de Schlesser".Y volvió a caer en un sueño profundo.
 
 
 
 
Andrés Sardá.
 
Aquella enfermera viendo que Gretel tenía muy mala cara y llevada por una empatía repentina, decidió empujar la camilla y saltarse la cola.
La llevó hasta un box y llamó a un médico,que ordenó tomar la tensión y hacer análisis de sangre y electrocardiograma.
La enfermera le quitó el vestido y la dejó en ropa interior.
Para ponerle las pequeñas ventosas del electro,le quitaron el sostén.
"Qué bonito" señaló la enfermera.
El médico estaba de acuerdo... pero no dijo nada.
 
Los resultados se hicieron esperar mucho más de lo debido.Para cuando llegaron, Gretel ya se había recuperado,se había bajado de la cama y estaba escapada por el hospital buscando alguien que le quitara la vía y la dejara salir de allí.Los desmayos eran algo a lo que estaba acostumbrada y ya se encontraba bien y con fuerzas para marcharse.
Entonces vió una especie de despacho con las luces encendidas,llamó a la puerta y se oyó una voz "Adelante".
Era el médico que la había atendido.
"Qué hace usted aquí?"
"Llevo horas sola,nadie viene a decirme nada,me encuentro ya bien y quiero irme a mi casa.Pero necesito mi ropa,mi bolso,mi teléfono y que me quiten la vía"
"Venga conmigo".
 
 
 
 

Roberto Torretta.
 
El doctor la acompañó hasta una habitación llena de ropa y allí buscó su nombre entre las etiquetas y sacó un bolso y un mono rojo.
Gretel no recordaba haber llevado esa prenda,pero el doctor insistió en que así había llegado vestida hasta allí,lo decía la etiqueta.
Él mismo le quitó la vía con suma delicadeza.
Le buscó su informe y le explicó las pautas que debía seguir en los días siguientes.
Gretel sintió una punzada de dolor en el abdomen y lanzó un grito de horror:
" Yo no me llamo Carmen!!"
"Cómo?"
"Qué me han hecho?"
Y se desmayó en brazos del médico.
 
Cuando recuperó el conocimiento le explicaron que le había extirpado el apéndice por error.Pero que no se preocupara que todo iba de maravilla y solo tendría que pasar tres días en el hospital.
Medio atontada todavía, Gretel no supo decir otra cosa que :
"Apáñeselas como quiera pero yo el domingo tengo que estar en Los Ángeles en la gala de los Oscar"
El doctor la miró cómplice.
Entonces ella ... añadió "Un momento... su cara me suena...mucho...yo a usted le conozco de algo...cómo se llama?"
"Me llamo George,George Clooney y llevo mucho tiempo trabajando en Urgencias"
En ese instante Gretel volvió a desvanecerse.
 
Esta vez cuando despertó estaba caminando sobre la alfombra roja hollywoodiense del brazo de uno de los hombres más atractivos del mundo.Los fotógrafos les gritaban desde la gradas.Él la besaba y la cogía de la cintura...mientras le susurraba al oído "Nena esos pendientes de El collar de Hampstead te sientan de maravilla..."
 
 
; )
 
 
 
Bss,Carmen (o Gretel?)
 
 
 


*Se supone que hoy iba a hacer un post sobre la fashion week y bla bla bla...pero luego todo se ha complicado,el día se ha puesto gris,muy gris ...y ya solo un poco de locura tenía cabida en este blog.

17 comentarios:

  1. Huy yo estoy con Gretel; al negro hay que cerrarle el escote... Eso sí, después de este me quedo con el Torretta (no me disgusta el azul, pero lo veo un color complicado, para mí al menos) el sujeta todo para Gretel que yo ahí no tengo sitio 'pa ná'.
    Lo que veo es que no hay sorpresas... El rojo de Arzuaga me pinta incómodo y a Tcn le he visto hacer cosas más interesantes otras temporadas... Será que la moda está como la política?

    Una cosa sí te voy a decir: los días grises de Gretel para mí los quiero!! Que con tal de pasearme del brazo de ese hombre yo me dejo extirpar lo que sea...!! Jjajajajjajajjaja ;)

    Besazo fuerrrrrrte, dear.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JajajaajjJjJjjJj
      Uy pues yo no, yo pasp de quirófanos! Ni por Clooney!
      Bastantes disgustos dan los hombres como para pasar por la mesa de operaciones también!! No , no!!!
      Yo me planto el vestido negro con las botas de tacón y a pisar fuerte clack clack.
      Hombres del mundo avisados estais!!
      Ya esta bien!!
      ; P

      Eliminar
  2. Pasarías de los quirófanos si el médico fuera Paul Newman?
    No, verdad?
    Cada día irías a urgencias, verdad?
    Anda, anda...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Torooooooooo
      Pues mira a mí es q es entrar en un hospital y cortárseme el rollo ipso facto!!!
      No, no...ni con Newman...fíjate si es grave!!
      JjajJajajjajajajajajjaja
      Es grave doctor?
      :P

      Eliminar
    2. Motivos tengo eh! Que la historia del post es medio verídica! Casi me quedo sin apéndice!!
      El final no...no era Clooney precisamente quien andaba por allí...

      Eliminar
  3. Pobrecilla.
    Menos mal que salvaste el apéndice.
    Ahora lo puedes poner a desfilar.

    :P

    ResponderEliminar
  4. http://www.elmundo.es/yodona/albumes/2013/02/21/moda_brits_2013/index_4.html

    No encuentro que el vestido sea demasiado informal; hay que tomarlo como una forma en sí; la arruga es admisible; llevadera a veces; le falta sólo algo de consistencia y cuerpo.

    Me hubiera gustado más tu cuento si no odiara cordialmente a los hospitales y a los médicos; incluso a las enfermeras; que guapas haylas; pero la enfermedad es para mi una desmesura siempre; si buscas un príncipe en color o incluso deslucido,en blanco y negro; de brazos alargados y generoso; yo soy un candidato; también busco a alguien que me arrope y me defienda; amar y ser amado no es imposible aunque no seamos iguales y yo esté triste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es solo un cuento.No odio ni cordialmente ni de ninguna manera a los trabajadores de los hospitales,muy al contrario se merecen mi respeto.Sobre todo ahora que trabajan en condiciones lamentables.

      Eliminar
  5. Qué bueno Carmen!! me gusta mucho como escribes. Ya nos contarás que tal te ha ido en la gala de los Oscars. Feliz fin de semana, del brazo de George o de quien te de la gana. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chus.Veremos el domimgo...
      Buen finde,smuack
      ; )

      Eliminar
  6. Menudo tour que se ha pegado. Eso si, ella divina hasta en el hospital!

    ResponderEliminar
  7. Dear, mira que siempre te digo que te tomes la pastilla de las doce, la de cocholate belga.
    He recibido el informe del Doctor Cloney, con su diagnóstico. El jet privado estará listo el sábado, haréis escala en París para recoger en la Plaza Vendome la joya que diseñaste y a la que han incrustado ya los diamantes. Desde París iréis en vuelo directo a L.A., California. Allí os recogerá un chofer con una limusina y os llevará al auditorio Hollywood y Highland Center, anteriormente conocido como el Teatro Kodak.
    Dear, es por tu bien, tienes que seguir el tratamiento del doctor¡¡¡ Si, si lo es, es grave dear, no puedes dejar el tratamietno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya,ya sé que dejar el tratamiento a medias puede resultar fatal.
      Tendré que esforzarme para lo del domingo...
      Te cuento...
      ; )

      Eliminar
  8. Ala,ala..que imaginación sin límites y que bien escribes...
    Los acontecimientos se desencadenan de tal manera que me has tenido enganchada a la pantalla...
    ...así que vas de evento en evento y tiro porque me toca...??...y además,bien acompañada al final..

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una parte de la historia que es muy parecida a una que me ocurrió hace un par de años...sí...cuando conocí a Clooney... Ajajjajajaajajjaja
      Buen finde,
      ; )

      Eliminar

Gracias por tus palabras!